Administrador

Mi foto
Cartagena de Indias, Bolívar, Colombia
Abogado - Gestor Cultural

miércoles, 8 de junio de 2011

PREGÓN CARIBE... ECOS DE UN FESTIVAL QUE HERMANÓ EL CARIBE INTERNACIONAL

Por

Antoniómono Escobar

Gracias por toda la acogida que ha tenido a lo largo del tiempo el Himno del Festival de Música del Caribe, de cuyo tema musical, soy su autor, sin dejar de admirar, en lo mas mínimo, la gran belleza de la arquitectura musical hecha por el gran alarife de la armonía y la composición de la música del Caribe, como lo es: FRANCISCO "PACHO" ZUMAQUÉ.

Lo que no es admisible es que apelen a esa fórmula tan socorrida por los "arúspices del desastre", y le den cristiana sepultura, perfumándolo con "Lorduynel No.5", con fragancia de "Cativo" de la casa "Chanel", a un Festival como el nuestro, que nunca podrá morir mientras ustedes, personas sensibles y sensitivas, lo lleven en el alma y en lo mas profundo de su corazón. Cosa distinta es, si consideramos al FESTIVAL como lo que es: un VELERO, y haberlo subido a troja para someterlo durante esta temporada de vientos huracanados, a cuidados y arreglos de su velámen y, por supuesto dotarlo de modernos equipos con tecnología de punta en la navegación, para evitar su descuadernamiento y no, como quisieran muchos, dejarlo tirado como un viejo y triste naufragio a la orilla del mar, igual que el Gran Pez que Hemingway dejó que las fieras de la vida devoraran, para poder él conjurar la certidumbre de un hombre superior a sus circunstancias, en la notable obra "El viejo y el Mar". Esta novela es un dramático corolario del Festival de Música del Caribe. La ignorancia supina de nuestros gobernantes frente al reto de un acontecimiento superlativo de tan singular naturaleza, que poseía el favor legítimo del pueblo, quiso, sin escrúpulo alguno, señalarlo como botín de sus ambiciones mezquinas, amén de su caudal político, algunas veces, y en otras, por tener que avalar con dádivas a los pontífices de la Cartagena Hispánica, que le refrendaban su estatus social, el de él y el de su familia, en esta "litocrática ciudad".

De nada han servido:

1.) Tres lustros, tres quinquenios o lo que es lo mismo, quince años consecutivos, de un Festival que estremeció los cimientos mismos de nuestras murallas con el propósito de fundamentar, a cincel, nuestra identidad Caribe, afianzando los naturales lazos de consanguinidad de toda nuestra Gente y su Cultura Caribe, esparcida en su bella y bucólica geografía, a través, de su música que es el lenguaje universal del fenómeno humano mas interesante de occidente: El Caribeño.

2.) Una orden de caballería "LA ORDEN DE LA HERMANDAD CARIBE", para enaltecer a todos los que enriquecen la Cultura del Caribe,

3.) Doce FOROS DE LA CULTURA DEL CARIBE,cuando aquí, solo se hablaba de la Costa Atlántica y jamás antes se había hecho algo siquiera similar.

4.) UN HIMNO, que fue adoptado como un HIMNO DE TRIUNFO Y DE ALEGRÍA, no sólo para la Región Caribe, sino, para toda Colombia.

Sin embargo, los pasillos de La Casa De La Aduana, solo tienen oídos para los Profetas del Ridículo, quienes van vestidos de charlatanes educados con revistas, Monipodios, Saurios, Merodontes amanrobados, Mediastijeras, señores Babillas, Lagartileivas y toda suerte de reptiles, a presentar sus embelecos cargados de espejismo propios del ladino embaucador, y el fruto de su veleidosa ambición que se traduce fielmente en frívolas figuraciones de papel, como son sus apariciones en la prensa local elaboradas por Mediatijera.

La victima propiciatoria de estos rufianes es la pobre y noble Cartagena que, de contera, recibe todo el baldón que le endosan estos malandrines que merodean sus muros esperando el momento del abordaje final para cargar con el botín: La Mariamulata, el oro y el moro. EL FESTIVAL DE MÚSICA DEL CARIBE, está vivito y coleando sin tener que reptar como los SAURIOS DE MARRAS. Reciban todo mi afecto.

Tomado de http://www.elplaneta.com.co