Administrador

Mi foto
Cartagena de Indias, Bolívar, Colombia
Abogado - Gestor Cultural

sábado, 9 de julio de 2011

FACUNDO CABRAL, AHORA SOS DE LA ETERNIDAD

Por
Guillermo Correa Mosquera

"Yo no sé quien va mas lejos, la montaña o el cangrejo..., Pobrecito mi patrón, piensa que el pobre soy yo...,". Así solía cantar Facundo Cabral, el cantautor latinoaméricano que mas vivencias relató de los últimos tiempos.
"Fué mudo hasta los nueve años, analfabeto hasta los 14, enviudó trágicamente a los 40 y conoció a su padre a los 46, el mas pagano de los predicadores repasa su vida desde una habitación de hotel que eligió como última morada"(Notas de Facundo).

El 22 de mayo de 1937, en La Plata, capital de la provincia de Buenos Aires, frente al abandono que su padre, quien dos días antes de su nacimiento decidió hacer lo único que sabía hacer.., ¡irse!, dejando a su esposa con seis hijos y el que pronto nacería, la reacción de su abuelo paterno casa donde residían no fue la mejor, decidió echar a su nuera con sus siete criaturas, hecho que le permite a Facundo afirmar, "Nací en una calle de La Plata..,".
La vida del pequeño Facundo se llenó de infortunios cada vez, primero cuando su madre decide trasladarse a Tierra del Fuego, al abrigo del frio de esta zona austral, allí vio padecer a sus hermanos y el niño con tan solo nueve años de edad, decide fugarse de la casa, para ir hasta Buenos Aires y hablar con el presidente Juan Domingo Perón, porque estaba dando trabajo a los pobres, y burlando la seguridad de la Casa Rosada, logró hablar con el presidente y su esposa Eva Duarte, consiguiendo un empleo para su madre en la ciudad de Tandil, tejiendo escarpines.
Facundo de niño se vio confinado tras las puertas de un reformatorio, al convertirse en un jóven violento en las calles, allí aprendió a leer y rápidamente culminó sus estudios en tres años, cuando el común de los educandos requerían doce años para ello, estuvo preso tiempo después y un sacerdote jesuita le empezó a mostrar el camino de Jesús, sin embargo Simeón un viejo vagabundo al leerle el sermón de la montaña, fue quien le señaló el camino de la espiritualidad, el cual tomó como un libre pensador, admirador de Jesús de Nazareth, Mahatma Gandhi y la Madre Teresa de Calcuta.
En 1959, cuando ya había aprendido a ejecutar la guitarra, se presentó en el mundo artístico interpretando canciones folclóricas como "El Indio Gasparino", nombre que no tuvo repercusión por lo que decide presentarse con su propio nombre y apellido. Para 1970 con el tema "No soy de aquí, ni soy de allá" se intensifica la popularidad de Facundo, lo que le condujo a alternar con grandes artistas como Alberto Cortés, Pedro Vargas, Neil Diamond, Julio Iglesias, en la música admiraba a Athualpa Yupanqui y José Larralde, en la literatura a Jorge Luis Borges y Walt Whitman.
Auto exiliado en 1976 cuando la dictadura en Argentina, se radicó en México, regresó en 1984 con la fuerza de su canto para reunir mas de treinta y cinco mil almas en el coliseo Luna Park de la ciudad de Buenos Aires.
Facundo Cabral, contrario a lo que se creía, jamás fue anarquista, sencillamente un cantor de la realidad de la vida desde su visión espiritual, aderezándolo con un poco de humor con los que recorrió mas de 159 países, ostentando el galardón otorgado por la ONU de "Mensajero de Paz y Unidad de los Pueblos del Mundo", lo cual no sirvió para detener la acción de los criminales que de manera absurda la mañana del sábado 9 de julio de 2011 trataron de acallar la voz del cantor, que con con 74 años de edad, y con todos los infortunios que padeció, continuaba cantándole a la vida, pero no pudieron detener su canto, millones de voces se levantan para entonarlos, vos que derrumbaste fronteras cuando decías: "No soy de aquí, ni soy de allá...,! Buen viaje Facundo tu canto seguirá en las alturas, porque vos ¡Ahora sos de la eternidad!.