Administrador

Mi foto
Cartagena de Indias, Bolívar, Colombia
Abogado - Gestor Cultural

sábado, 12 de enero de 2008

LA CRÓNICA VALLENATA

ALFREDO GUTIERREZ VITAL, UNO DE LOS GRANDES DEL VALLENATO… PIONERO DE LA NUEVA OLA.

Por Jimmy Morillo Álvarez

Hablar de Alfredo Gutiérrez Vital es hablar de uno de los artistas más grandes del vallenato, al lado de Luis Enrique Martínez, el desaparecido Alejandro Durán Díaz, Aníbal Velásquez, entre otros, y reconocido por su particular manera de ejecutar el acordeón como “El Rebelde del Acordeón”, es el pionero del Vallenato de la Nueva Ola
Con gran destreza y versatilidad ejecuta el acordeón, polifacético a la hora de interpretar ritmos musicales, nacido en el año de 1940 en Paloquemao (Sucre), en ese entonces sabanas de Bolívar, su incursión en el mundo del vallenato se realiza a través del grupo musical infantil “Los Pequeños Vallenatos”, cuando tenía escasos once años de edad. En aquella época era el único grupo vallenato infantil que poseía una credencial especial para ingresar a los países bolivarianos, la colaboración del maestro Calixto Ochoa fue determinante en la formación de la agrupación y del pequeño Alfredo.
En 1958, cuando se separa de los “Pequeños Vallenatos”, crea su propia agrupación, con la cual presenta sus primeros éxitos musicales, “El Platillo Volador” y “Ojalá que no me la Escondan”, posteriormente surgen los temas que popularizó en el pentagrama nacional como fueron “La Paloma Guarumera”, “Majagual”, “Jilguerito” entre otras.En 1968, ingresa a la agrupación “Los Corraleros de Majagual”, por intermedio de Antonio “Toño” Fuentes, propietario de la casa disquera Fuentes, una de las mas representativas en Colombia. “Toño” escucho voces de la existencia de un muchacho que era armonioso en la ejecución del acordeón, quien quería medírsele a los grandes ejecutantes de la época, como lo eran Aníbal Velásquez, los hermanos Carlos y José Román, oriundos de la ciudad de Barranquilla en el departamento del Atlántico, quienes habían creado un ritmo pegajoso y que gustaba a la gente como lo es “La Guaracha”.
Uno de los anhelos de los acordeoneros era obtener un reconocimiento en la ciudad de Valledupar y para el año de 1971, Alfredo se presenta en el recién creado “Festival de la Leyenda Vallenata”, cuyos gestores fueron Alfonso López Michelsen, Consuelo Araujo Noguera y el maestro Gustavo Gutiérrez Cabello entre otros. En ese entonces Alfredo interpreta el tema “Papel Quemao”, generando ciertos comentarios de parte de Consuelo Araujo, quien sostenía que este aire no era vallenato porque quien lo interpretaba era oriundo de la sabana, de allí nace un enfrentamiento entre Alfredo y Consuelo, generando históricas polémicas, sobre la música vallenata. Alfredo se retiró del festival y se dirigió a el municipio de La Paz en el departamento de Cesar, allí alterna en parrandas con los hermanos López, quienes tienen vínculos de consanguinidad con él, allí adquiere conocimientos en la ejecución de esta música al estilo de los acordeoneros de Valledupar.
Tres años después en el festival de 1974, Alfredo Gutiérrez, se presenta y obtiene en la tarima “Francisco El Hombre” el titulo de “Rey Vallenato”, el cual se otorga por el lapso de un año. Este título, fue otorgado en dos ocasiones más, 1978 y 1986, cuando ejecuta magistralmente en ritmo de puya el tema “La Fiesta de los Pájaros Cantores”.
En 1975 le es otorgado en la entonces República de Venezuela (Hoy República Bolivariana de Venezuela) el premio “Palma de Oro” como el mejor artista colombiano de aceptación popular en ese país. Entre otros trofeos ha recibido en Alemania país reconocido coloquialmente como cuna de este instrumento musical, en cuatro oportunidades un galardón como mejor ejecutante de éste. Campeón del Festival Latinoamericano de Acordeón, en Panamá en 1976. En México obtuvo el título de “Rey de la Cumbia” en 1982 y 1984.
Alfredo fue uno de los primeros artistas en cruzar las fronteras colombianas con los aires que hacen parte de esta música. Alfredo Gutiérrez, ha grabado con su agrupación 115 trabajos discográficos, independiente de los que hizo cuando formó parte de “Los Corraleros de Majagual”. Polifacético en la ejecución del acordeón, ejecutó junto con July Mateos merengues dominicanos, y en México incursionó en la música ranchera. Por todas estas peripecias, Alfredo Gutiérrez Vital, fue señalado como “El Rebelde del Acordeón”, y como se puede apreciar, es el pionero de los vallenatos de la “Nueva Ola”