Administrador

Mi foto
Cartagena de Indias, Bolívar, Colombia
Abogado - Gestor Cultural

martes, 29 de marzo de 2011

LA DANZA EXTRAÑARÁ SU PRESENCIA..., SONIA INMORTAL 1928 - 2011


Por Guillermo Correa Mosquera
El 25 de marzo de1928, en la ciudad de Bogotá el hogar de Luis Enrique Osorio y Lucía de Saint - Malo se llena de alegría, con la llegada de la niña Sonia Osorio de Saint Malo. La vida de esta nueva criatura se desarrolla entre entre las luces, telones, bailes y bastidores donde se desarrollaba la actividad de su padre, precursor del teato en Colombia
Hablar de Sonia Osorio, es hablar de danza, de folclor, de actividad constante en pro de la visibilización de la riqueza de nuestras manifestaciones populares tradicionales, esta incansable gestora del que hacer cultural de Colombia, logró que la música y la danza de Colombia, llegara a los destinos mas lejanos de esta nuestra tierra, con el mensaje de un país lleno de una esencia cultural maravillosa. Dentro del movimiento de danzas folclóricas hubo un malentendido que trató de hacer carrera, por la forma como ella presentaba sus eventos y los movimientos que realizaban los bailarines y bailarinas en el escenario, llegando a conceptuar algunos "puristas del folclor colombiano" que Sonia estaba desvirtuando el folclor nacional, ante lo cual es necesario aclarar, que nuestra gran Sonia Osorio, condujo durante parte de sus 83 años de vida el "Ballet Nacional de Colombia", con lo cual queda claro que su compañía desarrollaba la actividad folclórica con la visión del ballet. Esto no era gratuito, puesto que gracias a los constantes desplazamientos de sus padres a diferentes países, Sonia tuvo la oportunidad de formarse en diferentes estilos de expresión danzaria, como danza moderna, tap y folclor, hasta cuando conoce a la primera figura del Ballet de Viena Magda Brunner que se constituiría al ser su maestra, en la base fundamental de su formación como bailarina.
Con base en esta historia, nos atrevemos a afirmar que esta compañía, no era ni es un grupo de Danzas Folclóricas, es un Ballet de talla Internacional, donde la visión de esta extraordinaria compatriota, tuvo a bien explorar en nuestras expresiones populares tradicionales, para adecuarlas a las técnicas de baile recibidas de su maestra vienesa.
Para Colombia y el movimiento folclórico Nacional, la partida de Sonia para el descanso eterno es motivo de profundo dolor, sin embargo no podemos ocultar la satisfacción de haber tenido entre nosotros esta gran colombiana, que nos mostró un camino maravilloso para mantener viva nuestra cultura, por ello con rasgueo de tiples y guitarras, dulces arrullos de flautas, sonido de idifonos tradicionales, retumbar de tambores colombianos, con ritmos de Bambucos, Torbellinos, Currulaos, Cumbias y Mapalés, desde El Bodegón le enviamos un sin fin de aplausos e invitamos a las nuevas generaciones a seguir su ejemplo, y al Ballet de Colombia, continuar su legado para honrar su memoria. ¡Gracias Sonia!