Administrador

Mi foto
Cartagena de Indias, Bolívar, Colombia
Abogado - Gestor Cultural

viernes, 30 de diciembre de 2011

ESTRES POLICIAL, UN PELIGRO LATENTE EN COLOMBIA

                                                                   PorGuillermo Correa Mosquera
Director
En una esquina de la ciudad de Cartagena un patrullero (armado) se acerca a un transeunte, "¡Permítame su cédula por favor..!" "¡Central para reportar un documento..!" "¡Un momento hay reportes en espera...!" El ciudadano espera y desespera, increpa al patrullero que le está perturbando su movilidad, al final, "¡Patrullero NN para central, reporte el documento!" "¡cédula N° xxxxxx!". "¡Corresponde a NN, santo niño!". el patrullero con muestras de cansancio, agradece al ciudadano su colaboración y repite la operación una y otra vez, Hasta completar.. 300 reportes diarios.  
Esta escena, es habitual en la ciudad Cartagena de Indias, lo particular es que los ciudadanos abordados son los que habitualmente se encuentran en la ciudad, a quien le ven cara de "turista", no lo reportan, los ciudadanos se encuentran fastidiados con esta actitud que lógicamente se atribuye al patrullero (armado), por la cercanía con la ciudadanía. Pero la realidad es otra, el policial (armado) está trabajando bajo presión pues debe reportar a trescientas personas diariamente, para complementar el turno de patrullaje e irse a descansar, descanso que sería reparador si obedeciera a el cansancio de una jornada normal de trabajo, pero la verdad es que el jóven patrullero (armado) que en aras de prestar un servicio a la comunidad, se preparó en un centro de formación policial, está patrullando (armado) en el turno siguiente, porque debe continuar la prestación del servicio, mas allá de las horas establecidas para su labor, hasta cumplir las órdenes, ¡Sí órdenes que provienen de la dirección operativa de la Policía*, y si no las cumple es indisciplina sancionable, por la organización policial, incluso hasta la pérdida del empleo. el oficial que emite la "órden", toma sus descansos con normalidad.
Con la llegada de la navidad, se duplican los controles establecidos por la Policía Nacional de Colombia, para garantizar la seguridad de los nacionales y visitantes a la ciudad de Cartagena, esta entidad "armada", de el estado colombiano, no obstante  ser de naturaleza civil, tiene una estructura de corte militar, y el patrullero está en la base de la estructura, de allí hacia arriba, esta el Sub Intendente, Intendente, Intendente Jefe, Sub comisionado y Comisionado, esto en el nivel ejecutivo que es como se llaman ahora los suboficiales de policia. Los oficiales siguen conservando los grados de las fuerzas militares, y son subteniente, teniente, capitan, mayor, teniente coronel, coronel, brigadier general, mayor general y general, estos últimos son quienes planean las estrategias para garantizar el órden público interno, en Cartagena de indias hace varios años el comandaqnte operativo tiene el grado de "coronel", y este oficial ha conceptuado que cada patrulla, compuesta por dos policiales, deben reportar diariamente 300 documentos de identidad, de los ciudadanos que transiten por su cuadrante, como complemento al servicio normal de patrullaje (armado) prestado en su turno, esto si se encuentra apostado en un lugar fijo, si va en unidad motorizada, debe incrementar el número de reportes, todo ello para obtener seis días de descanso contínuo al finalizar el año, (los descansos entre turno y turno estan sujetos al complemento del turno o sea los reportes de cédulas de ciudadanía). Si el patrullero (armado) realiza una captura es premiado con un descanso de dos días.
Lo señalado en esta nota es con base en la queja de varios patrulleros (armados) de la Policía Nacional, quienes se han acercado a grupos de ciudadanos, a solicitarles "el favor" de suministrales sus documentos, para reportarlos, y cumplir con la cuota diaria. Como quiera que se hace fastidioso el que a un ciudadano de bien, lo esten reteniendo con frecuencia en la calle, amén de las requisas que de acuerdo con el procedimiento, debe ser con las piernas abiertas los brazos levantados y las manos contra la pared, o de píe con piernas abiertas un patrullero (armado) al frente y otro coloca su pie, paralelo al del ciudadano requisado (posiciónes para requisar delincuentes, pues al ser desequilibrados es remota una eventual fuga) y sobre todo la demora en el reporte, pues por la cantidad exigida, se congestionan los radios de comunicación, algunos ciudadanos preguntaron a los jóvenes patrulleros (armados), por la reiterada petición de documentos, y es allí donde nos enteramos de todo lo que hemos señalado.
Estos jóvenes patrulleros (armados), habitualmente muestran un rostro y andar cansado, impropio de un personal que trabaja para mantener y garantizar el órden público interno, y que debe estar vigilante, la pregunta es ¿como reaccionaría un policia cansado, presionado por sus superiores, ante la negativa de un ciudadano a ser requisado?, ¿que garantías para la seguridad ciudadana es un patrullero (armado) estresado?.
Qeremos señalar, que estamos de acuerdo con los controles que se realizan en la ciudad, ¡son necesarios!, estamos en abierto desacuerdo con la presión ejercida por los oficiales de la Policia Nacional, que en aras de resultados pretenden que diariamente se produzcan numerosas capturas para ser noticia de efectividad. En mi concepto, la noticia de efectividad de los cuerpos de seguridad del estado, debería ser que gracias a su gestión, no se han producido crímenes en la ciudad
El estres policial, es un peligro latente, un joven patrullero (armado), en aras de "ganarse" el descanso, puede cometer un acto inadecuado, es preciso entender que el descanso es necesario no solo para reponer energía física, también para desintoxicar la mente, y sobre todo tratándose de una actividad tan importante, y de extrema responsabilidad como es el compromiso de someterse a un mandato constitucional "ARTICULO 218. La ley organizará el cuerpo de Policía. La Policía Nacional es un cuerpo armado permanente de naturaleza civil, a cargo de la Nación, cuyo fin primordial es ¡el mantenimiento de las condiciones necesarias para el ejercicio de los derechos y libertades públicas, y para asegurar que los habitantes de Colombia convivan en paz...!".

Los miembros de la Policía Nacional, son seres humanos, no son máquinas y merecen por la responsabilidad y riesgo del servicio que prestan ser, no es necesario dar muestras de superioridad, con órdenes absurdas, que conducen a una sobrecarga laboral estresante, y no es con base en el entrenamiento recibido que van de justificar la actuación inadecuada de un policial estresado, pues este es solo para reacionar cuando se presentan calamidades, ya sean por la comisión de conductas punibles, o por hechos de la naturaleza.
Ojalá no se presente una calamidad por la acción de un joven patrullero (armado),  obligado  a complementar su turno con 300 reportes de documentos de identidad. 
*Solo falta averiguar si esta directriz viene de la dirección general de la Policía Nacional